La paradoja del entrenamiento de fuerza en corredores

Haciendo uso de la razón que, como seres inteligentes, se nos presupone, es fácil que entendamos que todo aquel corredor que desee preparar una prueba de larga distancia más vale que invierta todo su tiempo libre y dedicación a correr, que al trabajo muscular en un gimnasio. Aunque el entrenamiento de la fuerza en principio no tiene una transferencia directa a la resistencia necesaria en este tipo de pruebas, puede ayudar cuando hecho correctamente, y perjudicar en gran manera cuando no es así. Esto se debe a que el entrenamiento de la fuerza, trabajado a unas intensidades concretas, también aumenta nuestros niveles de potencia muscular, que resulta del producto de fuerza y velocidad. El rendimiento atlético se ve limitado, en última instancia, por la cantidad de fuerza y potencia que somos capaces de producir y mantener. Además, la fuerza y la potencia depende en gran medida de las adaptaciones neuromusculares que se producen durante el entrenamiento de estas variables, además de la coordinación, mejora de la mecánica muscular y la capacidad para convertir energía metabólica en mecánica de manera eficiente. Cuando corremos, nuestros pies nunca están en contacto con el suelo más que una fracción de segundo, tiempo insuficiente para desarrollar toda la fuerza que podamos haber ganado durante el entrenamiento siendo, por tanto, mucho más importante la velocidad necesaria para desarrollar la máxima fuerza, es decir, la potencia. Todo entrenamiento muscular en corredores debe perseguir un mismo objetivo, siendo este la velocidad de producción de fuerza, o lo que es lo mismo, el entrenamiento de la potencia, de manera que puedan disfrutar durante la carrera de mayores contracciones musculares durante el escaso periodo de tiempo que transcurre desde el apoyo del pie hasta el inicio del vuelo. Si analizamos lo dicho anteriormente veremos cómo, paradójicamente, el entrenamiento de un corredor de resistencia, se parece en gran manera al de deportes explosivos completamente opuestos a lo que en un principio podría parecer.

Anuncios

About this entry