Functional Training o Entrenamiento 2.0

Desde hace un tiempo existe una tendencia dentro del entrenamiento deportivo que los especialistas han denominado “Entrenamiento Funcional”. Este tipo de entrenamiento consiste en buscar los ejercicios y la intensidad adecuada para conseguir la mayor transferencia posible en el día a día, ya sea mejorando el rendimiento en cualquier deporte, o adaptando el entrenamiento a los movimientos cotidianos. De esta manera podemos decir que el entrenamiento funcional, a diferencia de los entrenamientos con una finalidad estética, pretende mejorar nuestro rendimiento y, por tanto, nuestra salud, durante las 23 horas diarias que pasamos fuera del gimnasio.

Cuando realizamos un ejercicio en una postura y a una intensidad concreta, solo unas pocas fibras de los músculos implicados son reclutadas y solo estas fibras se adaptan al ejercicio mejorando su fuerza y resistencia. Si analizamos nuestro paso por el gimnasio, pocos de los movimientos, o ninguno, que hacemos durante el entrenamiento se parecen a los que solemos realizar en nuestro día a día, por lo que los músculos trabajados en el gimnasio, y sus unidades motoras y fibras, son diferentes. Si nos fijamos en una máquina convencional de gimnasio observamos que en la mayoría de casos el movimiento se realiza sentado y, ¿Cuántos movimientos en la vida cotidiana o deportes se realizan sentado? Además, la mayoría de estas máquinas te obligan a realizar un movimiento guiado, en las que la estabilidad del movimiento viene determinada por la propia máquina, lo que evita que trabajen todos aquellos músculos y fibras encargadas de estabilizar el movimiento, sugiriendo otra pregunta ¿Cuántos movimientos en la vida cotidiana o deportes se realizan con ayuda externa para equilibrarnos?

En este sentido están apareciendo infinidad de sistemas de entrenamiento y aparatos extremadamente baratos comparados con las máquinas convencionales que hacen que, siendo un poco más complicados de utilizar pero mucho más polivalentes y efectivos, se pueda entrenar en casa, la oficina o en exteriores, con una mínima inversión, y alcanzar resultados en cuanto a salud, estado de forma y rendimiento iguales o superiores a un gimnasio. Sistemas como el TRX, los tubos elásticos con diferentes durezas y facilidad para anclar en cualquier marco de puerta o ventana, o el sistema en suspensión que hemos inventado en Performa y fabricado con apenas una pequeña inversión en material de escalada, son, sin lugar a dudas, el futuro de entrenamiento personal y el acondicionamiento atlético en detrimento de las máquinas actuales ya de por si obsoletas en la preparación física profesional.

Anuncios

About this entry